linea de atención médica

  • Colombia
    • Colombia
    • Panamá
    • Ecuador
    • Venezuela
    • El Salvador
    • Uruguay
  •    Línea de atención médica de tu ciudad
    •    Línea de atención médica de tu ciudad
    • Armenia ( +5767314031 )
    • Bogotá ( +5713077330 )
    • Cali ( +5726531313 )
    • Cali ( +5724878995 )
    • Chía ( +5713077330 )
    • Manizales ( +5768879911 )
    • Medellín ( +5744441330 )
    • Medellín ( +5746045853 )
    • Palmira ( +5722855161 )
    • Pereira ( +5763135911 )
    • Rionegro ( +5744441330 )

Salud ucm Blog

Blog > Adulto mayor >Anemia en el anciano
Adulto mayor

Anemia en el anciano

Antiguamente se pensaba que esta enfermedad se debía al proceso natural de envejecimiento de las personas. Sin embargo, puede deberse desde una grave enfermedad a carencia de hierro causada por una dieta desequilibrada o incompleta.

Antiguamente se pensaba que esta enfermedad se debía al proceso natural de envejecimiento de las personas. Sin embargo, puede deberse desde una grave enfermedad a carencia de hierro causada por una dieta desequilibrada o incompleta.

Por lo tanto, deben de someterse a una evaluación tan cuidadosa como la que se dedica a pacientes más jóvenes.

¿Que se modifica en la vejez?

  1. La médula ósea disminuye gradualmente de volumen a partir de la adolescencia y su involución es particularmente acusada en periodo presenil (45-60 años) y senil (por encima de los 60 años), con pérdida máxima a cargo de las tibias, costillas y vértebras donde el tejido medular activo es sustituido por tejido fibroso y adiposo. Por otro lado, la producción de sangre (hematopoyesis) es también menor en el anciano, sobre todo la producción de glóbulos rojos con respecto a la de glóbulos blancos.
  2. El volumen de sangre se halla en general disminuido y la viscosidad aumentada. La cantidad tanto de los glóbulos rojos como la hemoglobina es inferior al adulto más joven, no así los glóbulos blancos y plaquetas.
  3. Como norma general los órganos del anciano tienden a la atrofia y al deterioro funcional, y en consecuencia el equilibrio del organismo es en cierta forma inestable y más frágil. Son inmunodeprimidos por naturaleza. En el anciano el bazo y también los ganglios linfáticos pueden pesar menos del 50 % que un individuo adulto.
  4. Anemias por aporte insuficiente de hierro. Depende de varios motivos. Una dieta desequilibrada con demasiados derivados de la leche a expensas de alimentos ricos en hierro, como por ejemplo morcillas, hígado, lentejas, mariscos, albahaca, laurel, orégano, huevos de gallina, carne vacuna, pescado, entre otros. Esto se da mucho en ancianos que viven solos. También en el anciano, la disminución de la secreción ácida del estómago puede dar lugar a una absorción defectuosa e inadecuada tanto de hierro como de otras sustancias necesarias para la producción normal de glóbulos rojos por parte de la médula. Pueden existir otros factores causales como abuso de alcohol y tabaco
  5. Anemias por enfermedades crónicas y fármacos. Enfermedades tales como colitis crónica, tumores, gastritis erosivas o úlceras gástricas, así como infecciones que puedan determinar un trastorno de la médula espinal (tuberculosis, bronconeumonías, infecciones urinarias altas y bajas recidivantes) pueden llevar a anemias. Entre los fármacos son especialmente temibles los antidiabéticos orales, los antirreumáticos y los diuréticos.
  6. Anemia perniciosa. Esta anemia se debe a que el intestino no puede absorber apropiadamente la vitamina B12. El cuerpo necesita de esta vitamina para producir glóbulos rojos.  Se obtiene del consumo de alimentos tales como carne de vaca, aves, mariscos, huevos y productos lácteos. Rara vez se observa antes de los 50 años debido a una mejor nutrición y al uso frecuente de extractos hepáticos y vitamina B. La deficiencia de vitamina B por una mala absorción de la misma y la atrofia de la mucosa gástrica puede verse agravada por un tratamiento antibiótico prolongado que dificulta la síntesis de vitaminas del grupo B. También una dieta escasa en vitamina B puede constituir un posible factor causal.

En cuanto al tratamiento es similar al que se instaura a las demás edades, aunque es necesario prestar atención también a una dieta equilibrada y no sustituir alimentos ricos en hierro por leche, costumbre muy arraigada a estas edades. Las vitaminas pueden garantizar el buen estado de la mucosa del tracto digestivo (estómago e intestino) y evitar así la malabsorción y la consiguiente menor capacidad de la médula ósea para producir glóbulos rojos. En la mayor parte de los casos debe de evitarse el uso de laxantes, salvo que sea imprescindible su uso

En la anemia por carencia de hierro lo más frecuente es ver la indicación del mismo vía oral. Pero como la absorción digestiva en este tipo de pacientes está deteriorada, muchas veces se deben administrar por vía parenteral.

En la anemia perniciosa del anciano resulta también eficaz la vitamina B o asociada a ácido fólico, así como otras vitaminas del grupo B y extractos hepáticos.

 

 

 

FacebookTwitterEmailWhatsApp

Los héroes están más cerca de lo que creés
¡Afiliate ya!

Contenido relacionado Ver todo

Adulto mayor

Colesterol

Adulto mayor

Accidentes vasculares encefálicos

Adulto mayor

Corazón y diabetes