linea de atención médica

  • Colombia
    • Colombia
    • Panamá
    • Ecuador
    • Venezuela
    • El Salvador
    • Uruguay
  •    Línea de atención médica de tu ciudad
    •    Línea de atención médica de tu ciudad
    • Armenia ( +5767314031 )
    • Bogotá ( +5713077330 )
    • Cali ( +5726531313 )
    • Cali ( +5724878995 )
    • Chía ( +5713077330 )
    • Manizales ( +5768879911 )
    • Medellín ( +5744441330 )
    • Medellín ( +5746045853 )
    • Palmira ( +5722855161 )
    • Pereira ( +5763135911 )
    • Rionegro ( +5744441330 )

Salud ucm Blog

Blog > Adulto >¿Necesitan tomar leche los adultos?
Adulto

¿Necesitan tomar leche los adultos?

El hábito de tomar leche vacuna durante toda la vida es un hábito muy arraigado en Occidente, pero no en todo el mundo.

El hábito de tomar leche vacuna durante toda la vida es un hábito muy arraigado en Occidente, pero no en todo el mundo.

Lo cierto es que el único mamífero que sigue tomando leche después de la lactancia materna es el hombre.

Algunos investigadores sostienen que el consumo de leche en la edad adulta puede desencadenar cáncer de mama en las mujeres y de próstata en el hombre.

Jeffrey Holly, catedrático de Ciencias Clínicas de la Universidad de Bristol (Reino Unido), asegura que la leche ha sido diseñada durante la evolución de los mamíferos como el alimento imprescindible para el crecimiento y particularmente para cubrir el periodo de tiempo entre el nacimiento y la maduración del sistema digestivo. “Más tarde no es deseable que los tejidos del organismo crezcan rápidamente porque en ese caso se produce cáncer”

La costumbre de tomar leche toda la vida es especialmente frecuente entre los individuos de raza caucásica (la predominante en Europa), mientras que “en la mayoría de la población del mundo (incluidos China y Japón) consume ninguno o muy pocos lácteos, y en esos individuos los cánceres de mama y próstata son extraordinariamente raros”, asegura Holly.

“La evidencia de la asociación entre de ingesta de leche y cáncer viene de las comparaciones entre poblaciones de diferentes partes del mundo”, dice.

De los tantos componentes de la leche, la proteína IGF-1  es la que puede favorecer la aparición de cánceres. El papel fundamental de esta molécula es estimular el crecimiento. Por este motivo, una vez que se superó la adolescencia sus niveles en sangre descienden, sin llegar evidentemente a anularse.

En  nuestro cuerpo, se producen constantemente células potencialmente cancerígenas de forma continua, pero hay mecanismos de reparación propios del cuerpo para destruir esos elementos alterados y restablecer la normalidad.

Si una célula cancerígena escapa a los controles mencionados y se encuentra con un exceso de IGF-1, éste le prestará sus propiedades de forma que facilitará el crecimiento y la formación de una masa tumoral.

En los últimos años, se sumaron además  las investigaciones de las universidades de Harvard (EEUU) y Montreal (Canadá), las cuales han presentado en diversas publicaciones resultados que sugieren que los individuos que tienen los niveles más altos de IGF-1 en sangre presentan un riesgo entre tres y cuatro veces superior de desarrollar cáncer de mama o de próstata que aquellos que tienen concentraciones normales. Sus conclusiones, son que “la leche y sus productos derivados son los únicos alimentos en los que se ha detectado una importante relación con los niveles de IGF-1 en sangre”

Según Holly, “la asociación es comparable a la de los niveles altos de colesterol en sangre con riesgos de patologías cardiovasculares”

El pasado noviembre un grupo de investigadores del Karolinska Institute (Suecia) publicó en el American Journal of Clinical Nutrition los hallazgos de un estudio que sugería una relación entre el consumo de más de dos vasos de leche al día y un notable incremento del riesgo de uno de los tipos de cáncer de ovarios más comunes. En esta ocasión, los científicos apuntaban a la lactosa, un azúcar que se encuentra en los lácteos, como responsable puesto que, según su teoría, estimula la superproducción de hormonas.

Sin embargo, no todos los especialistas están de acuerdo. ”Estos estudios demuestran una asociación pero no necesariamente una relación causal” afirma Ramón Colomer, jefe de servicio del Instituto Catalán de Oncología de Girona. “La relación entre la leche y el cáncer es una hipótesis que tendría que ser confirmada”, dice.

 

 

 

 

FacebookTwitterEmailWhatsApp

Los héroes están más cerca de lo que creés
¡Afiliate ya!

Contenido relacionado Ver todo

Adulto

Cuidarse sin obsesionarse

Adulto

Sangre oxigenada

Adulto

Sentirse como de 15