linea de atención médica

  • Colombia
    • Colombia
    • Panamá
    • Ecuador
    • Venezuela
    • El Salvador
    • Uruguay
  •    Línea de atención médica de tu ciudad
    •    Línea de atención médica de tu ciudad
    • Armenia ( +5767314031 )
    • Bogotá ( +5713077330 )
    • Cali ( +5726531313 )
    • Cali ( +5724878995 )
    • Chía ( +5713077330 )
    • Manizales ( +5768879911 )
    • Medellín ( +5744441330 )
    • Medellín ( +5746045853 )
    • Palmira ( +5722855161 )
    • Pereira ( +5763135911 )
    • Rionegro ( +5744441330 )

Salud ucm Blog

Blog > Especialista >Cáncer de colon y recto
Especialista

Cáncer de colon y recto

El cáncer de colon y recto es el segundo cáncer en el hombre, después del de próstata, y el segundo en la mujer, luego del cáncer de mama. Su diagnóstico y tratamiento temprano resultan clave para disminuir la mortalidad oncológica general.

El cáncer de colon y recto es el segundo cáncer en el hombre, después del de próstata, y el segundo en la mujer, luego del cáncer de mama. Su diagnóstico y tratamiento temprano resultan clave para disminuir la mortalidad oncológica general, debido a que su alta incidencia se asocia también a una lenta evolución, que permite un alto porcentaje de curación, si es abordado en sus etapas iniciales. Por otra parte, su mortalidad también puede reducirse mediante una adecuada prevención, dado que es posible disminuir los factores de  riesgo. Puede promoverse tanto el inicio del desarrollo tumoral, como su progresión, mediante una adecuada educación que lo prevenga y mejore su manejo, con el diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno.

Para su prevención

Quienes tienen antecedentes familiares de este tipo de cáncer, igual que quienes padecen de pólipos intestinales, y/o padecen enfermedades inflamatorias crónicas del colon, como la enfermedad de Crohn, deben ser más estrictos con los controles médicos proctológicos periódicos, comenzando a edades más tempranas.

Debe recordarse que la dieta hipercalórica, rica en grasas y carnes rojas, lo mismo que la obesidad, el alcoholismo y el tabaquismo, predisponen a la enfermedad. Por el contrario, la previene una dieta rica en fibras (cereales, frutas y legumbres), con un porcentaje de grasas que no supere el 20% de las calorías. Es preferible el consumo de carnes de pollo y pescado que carnes rojas.

En población sin factores especiales de riesgo el control proctológico preventivo se aconseja a partir de los 50 años, que es cuando aumenta la frecuencia del tumor. Ello se hace más necesario si apareciesen síntomas sospechosos de la enfermedad.

Para su diagnóstico

Las alteraciones del tránsito intestinal suelen ser los síntomas iniciales que expresan la enfermedad a través de la alternancia de períodos de constipación y diarrea, con modificación de las heces.

El signo de más valor resulta la presencia de sangre en las heces: pese a que puede ser causada por hemorroides, ello no debe asumirse sin consulta proctológica.

Las heces pueden modificar tanto su consistencia como su forma: el carácter “acintado”, más fino, está determinado por la masa tumoral ocupando la luz intestinal.

El tacto rectal, junto al estudio rectosigmoidoscópico descubre la presencia de pólipos benignos, antes de malignizarse. Si se sospecha una tumoración por encima de los 60 cm., la colonoscopía, mediante la utilización de un tubo más largo que puede requerir anestesia, permite explorar el resto del colon y tomar biopsias.

La radiología es eficaz utilizando la técnica del colon por enema, consistente en tomar radiografías luego de llenar la luz del colon con una solución de bario, que por ser opaca a los rayos X, permite visualizar disminuciones de la luz intestinal.

Para su tratamiento

La extracción quirúrgica de la masa tumoral en las primeras etapas es seguida de un alto porcentaje de curación, si aún no existiese extensión del proceso a todo el espesor de la pared intestinal, ni a los ganglios regionales, ni a órganos como hígado y pulmón.

A la cirugía, sobre todo si el tumor se encontrase extendido, puede requerir tratamiento complementario con radioterapia y con quimioterapia supervisadas por el oncólogo.

 

FacebookTwitterEmailWhatsApp

Los héroes están más cerca de lo que creés
¡Afiliate ya!

Contenido relacionado Ver todo

Especialista

Hepatitis

Especialista

Accidentes vasculares encefálicos