linea de atención médica

  • Colombia
    • Colombia
    • Panamá
    • Ecuador
    • Venezuela
    • El Salvador
    • Uruguay
  •    Línea de atención médica de tu ciudad
    •    Línea de atención médica de tu ciudad
    • Armenia ( +5767314031 )
    • Bogotá ( +5713077330 )
    • Cali ( +5726531313 )
    • Cali ( +5724878995 )
    • Chía ( +5713077330 )
    • Manizales ( +5768879911 )
    • Medellín ( +5744441330 )
    • Medellín ( +5746045853 )
    • Palmira ( +5722855161 )
    • Pereira ( +5763135911 )
    • Rionegro ( +5744441330 )

Salud ucm Blog

Blog > Mamá >Control Pediátrico
Mamá

Control Pediátrico

Controles pediátricos en el primer año de vida.   El primer año de vida, es crucial para el futuro crecimiento y desarrollo. Por ello, el desafío de padres y pediatras consiste en asegurar, sobre todo en dicho período, la alimentación, inmunización, controles, y demás cuidados, que permitan al niño, desarrollar todas sus potencialidades, en las […]

Controles pediátricos en el primer año de vida.

 

El primer año de vida, es crucial para el futuro crecimiento y desarrollo. Por ello, el desafío de padres y pediatras consiste en asegurar, sobre todo en dicho período, la alimentación, inmunización, controles, y demás cuidados, que permitan al niño, desarrollar todas sus potencialidades, en las esferas psíquica, física, y social.

 

Aunque sea la carga genética individual, la que básicamente determine las diferentes aptitudes y capacidades, éstas en gran parte, estarán condicionadas por los cuidados recibidos durante el primer año de maduración. Sólo a partir de lo que se logre en este primer período, se podrá promocionar y encauzar más tarde, a través del mantenimiento de cuidados, y de la educación, las capacidades y aptitudes presentes.

 

La alimentación, es el cuidado básico, que no se ha de ser considerado en forma aislada de todo el resto de los cuidados, como el de la inmunización, controles pediátricos periódicos, y la prevención de los accidentes. De hecho, una adecuada alimentación, se relaciona con la capacidad inmunitaria, a través de la producción de anticuerpos, que son proteínas. También guarda relación con la prevención de accidentes, al lograr una adecuada maduración neurológica y muscular. Previene fundamentalmente enfermedades, por diferentes carencias alimentarias específicas.

 

La alimentación por pecho directo, en el primer año, también permite una adecuada maduración y desarrollo psíquico y social, a través del “apego” que se cultiva en la relación madre – niño. Esta relación, de mutua influencia, permitirá también a nivel de la madre, un beneficioso efecto de retroalimentación positiva, que contribuye a mejorar los cuidados sobre el niño, al aumentar el apego que por él experimenta su madre.

 

Los diferentes cuidados de puericultura, si bien consisten en diferentes aspectos que pueden considerarse complementarios entre sí; todos ellos ser centrados y resumidos, en el logro de la más adecuada la lactancia materna. A partir de allí se logrará el mejor cuidado y el mejor desarrollo, de los demás aspectos. Analizaremos por separado, cuáles son los efectos beneficiosos para la madre, y para el niño, de mantener la lactancia materna hasta los doce meses de edad.

 

 

Beneficios para el Niño de la Lactancia Materna.

 

  1. Es la nutrición óptima, por cuanto no existe ningún otro alimento que pueda superarla en calidad, consistencia, temperatura, composición, y en el equilibrio de sus nutrientes. Además, cuenta con la capacidad de por sí misma, de cambiar en su composición, para adaptarse a los requerimientos de la edad.
  2. Es adecuada para niños prematuros, hasta que alcancen su desarrollo normal.
  3. Proporciona protección inmunológica. Por ello, el niño alimentado a pecho, rara vez enferma, y si lo hace, se recupera rápidamente.
  4. Tiene fácil digestibilidad, por lo que no produce estreñimiento ni sobrecarga del riñón.
  5. Mejora el crecimiento y desarrollo pondo estatural óptimo.
  6. Mejora la organización sensorial, comprobándose que existe una mayor agudeza en el gusto, olfato, tacto, visión, y audición, que n los no alimentados a pecho. También se comprueba una mejor organización bio cronológica, y del estado de alerta.
  7. Disminuye el riesgo de apneas prolongadas, bradicardia, asfixia por aspiración, y síndrome de muerte súbita.
  8. Obtiene mejores y más adecuados patrones afectivo-emocionales.
  9. Satisface las necesidades básicas de calor, amor y nutrientes, requeridos por el niño, que se siente querido y protegido; alegre, seguro, y satisfecho.
  10. En los alimentados a pecho se observa mejor desarrollo intelectual y sicomotor, en niños más activos, con mejor capacidad de aprendizaje, y menores trastornos del lenguaje. Asocian un mayor coeficiente intelectual.
  11. Mejoran el desarrollo dentomaxilar y facial.

 

 

Beneficios para la Madre de la Lactancia a Pecho.

 

  1. Permite que se retraiga el útero en un plazo más corto.
  2. Permite recuperar el peso habitual en un menor plazo.
  3. Mejora la situación de los pechos, al evitar la congestión, y al disminuir los depósitos de grasa que se acumula en ellos.
  4. Reduce el riesgo de padecer cáncer de mama, y de ovarios.
  5. Mejora el aspecto general de la mujer, y su vitalidad.
  6. Contribuye a establecer y aumentar la relación de “apego” que siente la madre para con su hijo, dando lugar a un profundo sentimiento de ternura, que lleva a la protección del niño.
  7. Proporciona a la madre satisfacción emocional, y aumenta la valoración de sí misma.

 

 

Cuidados suplementarios nutricionales.

 

Los alimentados a pecho directo, sólo deben prevenir déficit alimentarios vinculados a la vitamina D, que causa raquitismo, y la falta de hierro, que causa anemia.
La carencia de vitamina D se previene con la exposición solar durante 30 minutos semanales en los vestidos sólo con pañal, o 2 horas, en los completamente vestidos, sin gorro, cuando hay suficiente luz de sol. La exposición al sol, debe hacerse en las primeras horas de la mañana, y últimas de la tarde, usando protectores solares, y sombrillas de tela (no nylon).
No siendo posible la exposición solar, se recomienda administrar 200 a 400 UI diarias de vitamina D para los lactantes, desde abril a noviembre. Los niños prematuros, y los de raza negra, deben recibirla todo el año.
Los lactantes que toman exclusivamente fórmulas, con vitamina D, no requieren suplementos.
La carencia de hierro es el déficit nutricional de mayor prevalencia en el mundo. Es la causa de la anemia nutricional observada en lactantes, especialmente en el segundo semestre de vida. Los nacidos a término, con buen peso, de madres sin carencia de hierro, y alimentados exclusivamente a pecho, no padecen anemia en el primer semestre, pero requieren hierro oral, del sexto al duodécimo mes de vida.
Los prematuros, que no pudieron completar sus reservas de hierro, deben recibir el suplemento previsto, a partir del segundo mes de edad.
Los alimentados con leche de vaca (cuyo hierro es de baja utilización), deben recibir suplementos, a partir del cuarto mes.

 

 

Controles adecuados, en calidad y frecuencia.

 

El primer control, debe realizarse a los siete días de vida. En ausencia de patologías de riesgo, deben hacerse al menos dos controles más en el primer mes. La profilaxis y prevención de patologías de cadera, se hace mediante ecografía de cadera, en el segundo mes.
Las entrevistas de la madre con el pediatra, permiten un mejor relacionamiento y contención de la madre, al aclararle dudas y temores, fundamentalmente si carece de experiencia. El pediatra controla la técnica de amamantamiento y/o alimentación del niño, junto con su peso, talla, perímetro craneano, etc., verificando un crecimiento acorde con la edad.
Si no se requieren controles extraordinarios, seguirán en forma mensual, hasta el año. El pediatra verificará que se lleven a cabo las pautas nacionales del esquema de vacunación. Ello permitió evitar numerosas enfermedades, algunas de las cuáles ya se erradicaron.

 

 

La Medicina Preventiva, como educación en salud, se prolongará el resto de la vida, como continuación de este ejercicio docente, de padres y pediatra, en el lactante.

FacebookTwitterEmailWhatsApp

Los héroes están más cerca de lo que creés
¡Afiliate ya!

Contenido relacionado Ver todo

Mamá

En la escuela pueden estar protegidos

Mamá

El colegio también puede ser un…

Mamá

Beneficios de la lactancia tanto para…