linea de atención médica

  • Colombia
    • Colombia
    • Panamá
    • Ecuador
    • Venezuela
    • El Salvador
    • Uruguay
  •    Línea de atención médica de tu ciudad
    •    Línea de atención médica de tu ciudad
    • Armenia ( +5767314031 )
    • Bogotá ( +5713077330 )
    • Cali ( +5726531313 )
    • Cali ( +5724878995 )
    • Chía ( +5713077330 )
    • Manizales ( +5768879911 )
    • Medellín ( +5744441330 )
    • Medellín ( +5746045853 )
    • Palmira ( +5722855161 )
    • Pereira ( +5763135911 )
    • Rionegro ( +5744441330 )

Salud ucm Blog

Blog > Test >Estrés laboral (síndrome de Burnout)
Test

Estrés laboral (síndrome de Burnout)

Este síndrome suele verse con mayor frecuencia en aquellos puestos de trabajo relacionados con atención al cliente y en muchos casos puede ser razón para una baja laboral.

El síndrome de Burnout o “síndrome del trabajador quemado” (del inglés “burn-out”: quemarse, consumirse, agotarse), se refiere a un progresivo agotamiento físico y mental, una falta absoluta para las tareas a realizar y sobre todo por importantes cambios de comportamiento en quienes lo padecen. Se trata de un tipo de estrés laboral conocido como crónico.       

Este cambio de actitud, relacionado generalmente con malos modales o trato desagradable hacia los demás, es una de las claves para identificar un caso de estrés laboral crónico o Burnout.

Este síndrome suele verse con mayor frecuencia en aquellos puestos de trabajo relacionados con atención a terceros, como docentes, personal de salud o personas que trabajan en atención al cliente y puede ser motivo de baja laboral ya que el empleado puede llegar a encontrarse física y mentalmente incapacitado para desarrollar su trabajo.

SÍNTOMAS.

En lo emocional vemos:

  1. Cambios en el estado de ánimo. Es uno de los síntomas principales. El trabajador se encuentra irritable y de mal humor. La suspicacia, el “estar a la defensiva” y el sarcasmo suelen ser habituales.
  2. Desmotivación. El trabajador pierde toda ilusión por trabajar, resultándole las jornadas tediosas e interminables día a día con la misma rutina de situaciones estresantes que superan sus capacidades.
  3. Agotamiento mental. El desgaste gradual que produce el Burnout en el trabajador, hace que su resistencia al estrés sea cada vez menor.
  4. Falta de energía y menor rendimiento. Toda situación de estrés laboral prolongada en el tiempo produce a medio y largo plazo pérdida de memoria, falta de concentración y mayor dificultad para aprender tareas o habilidades nuevas.

A nivel físico observamos:

  1. a) Repercusiones en el aparato locomotor como dolores musculares y articulares que se dan como resultado de la tensión generada. Son características las contracturas a nivel cervical, las que pueden producir desde cefaleas, hasta vértigos posturales y náuseas

b)Alteraciones psicosomáticas como problemas gastrointestinales, cardiovasculares  (coronarios, arritmias) afecciones de la piel, entre otras.

En lo que tiene que ver con las causas de este síndrome, se pueden señalar que están relacionadas a:

  1. trabajos con largos períodos de tiempo y en forma continuada
  2. puestos relacionados con atención al público,  con contacto continuo con clientes o usuarios y por consiguiente gran número de quejas
  3. Tareas con elevado nivel de responsabilidad, donde un mínimo error puede tener consecuencias desastrosas (personal médico por ejemplo) Con respecto a este punto es interesante comentar que se realizó en Uruguay en el año 2009, encuestas en 12 unidades de Cuidados Intensivos, demostrando que 51% de los intensivistas y 43% del personal de enfermería sufre de Burnout.

Las profesiones más propensas a sufrir Burnout (no las únicas), son los médicos, enfermeros y docentes.

Los trabajadores con síndrome de Burnout tienen mucho más riesgo de alcoholismo, tabaquismo, drogas, insomnio y baja de defensas.

Además, las consecuencias del Burnout se extienden más allá del empleado y llegan a afectar a su familia, amigos y pareja.

En cuanto al tratamiento, lo ideal es detectarlo en sus primeras fases.

La iniciativa en cuanto a su tratamiento puede provenir tanto del propio trabajador como de la empresa o institución para la que trabaja, por lo que es importante que haya una buena comunicación entre ambas partes.

Técnicas como de relajación, meditación o simplemente escuchar buena música han demostrado ampliamente su eficacia para reducir la ansiedad.

Debido a las contracturas musculares en determinadas zonas del cuerpo, es muy importante realizar estiramientos y ejercicios antiestrés como parte de la rutina diaria e incluso, como parte de la rutina laboral si es posible.

 

 

 

 

 

FacebookTwitterEmailWhatsApp

Los héroes están más cerca de lo que creés
¡Afiliate ya!

Contenido relacionado Ver todo

Test

Glándulas y Hormonas; Obesidad y Adelgazamiento.

Test

El ejercicio como terapia de las…

Test

El Agua