linea de atención médica

  • Colombia
    • Colombia
    • Panamá
    • Ecuador
    • Venezuela
    • El Salvador
    • Uruguay
  •    Línea de atención médica de tu ciudad
    •    Línea de atención médica de tu ciudad
    • Armenia ( +5767314031 )
    • Bogotá ( +5713077330 )
    • Cali ( +5726531313 )
    • Cali ( +5724878995 )
    • Chía ( +5713077330 )
    • Manizales ( +5768879911 )
    • Medellín ( +5744441330 )
    • Medellín ( +5746045853 )
    • Palmira ( +5722855161 )
    • Pereira ( +5763135911 )
    • Rionegro ( +5744441330 )

Salud ucm Blog

Blog > >Buena alimentación: buena salud

Buena alimentación: buena salud

   Un plato saludable, es decir, una variedad de alimentos naturales, sin estar procesados o empaquetados, es la clave para tener una buena alimentación.    A través de los alimentos que consumimos le enviamos información a nuestro cuerpo. Desde la forma en que comemos podemos modificar nuestra genética. Por ejemplo, si tenemos antecedentes de diabetes […]


  

Un plato saludable, es decir, una variedad de alimentos naturales, sin estar procesados o empaquetados, es la clave para tener una buena alimentación.


  

A través de los alimentos que consumimos le enviamos información a nuestro cuerpo. Desde la forma en que comemos podemos modificar nuestra genética. Por ejemplo, si tenemos antecedentes de diabetes en nuestra familia, con una buena alimentación podremos evitar la aparición de esta enfermedad. En ese sentido, llevar una dieta sana ayuda a prevenir diferentes enfermedades. Comer saludable debería ser una motivación personal y no una medida que se tome luego de un episodio determinante, como el diagnóstico de alguna enfermedad o un ataque súbito. Lo ideal es tener conciencia sobre lo que comemos desde que estamos pequeños. Para tener buenos hábitos de alimentación, lo más importante es reconocer que estos se adquieren con pequeñas, pero constantes, acciones. Te presentamos algunos consejos que debes tener en cuenta si quieres empezar a tener prácticas de alimentación saludable.


  

Consulta con tu médico Antes de cambiar tus hábitos alimenticios es importante que visites a un especialista que te asesore teniendo en cuenta tu estilo de vida e historia clínica, solo ellos tienen la formación y el conocimiento para dar recomendaciones nutricionales.


  

Evitar alimentos procesados. Para empezar a comer bien, primero hay que eliminar todo eso que nos hace daño. Evita todo lo que no nutre el cuerpo, como el azúcar, que genera altos niveles de insulina y mayor riesgo de sobrepeso y diabetes. Controla también el exceso de harinas refinadas, el alcohol, los cigarrillos, los gordos de las carnes y los embutidos, los paquetes de mecato o aceites reutilizados, las grasas saturadas y las grasas trans. Aplica la estrategia del plato saludable. Este plato aporta todos los nutrientes que te brindan la energía suficiente para tu desarrollo. Se compone por:  


  
  • La mitad deben ser vegetales, preferiblemente verdes, amarillos, rojos o de colores fuertes, y frutas.
  • Una cuarta parte debe estar compuesta por cereales, tubérculos o plátanos. Puedes utilizar pan, arroz, pastas, entre otros.
  • La parte restante debe ser proteína saludable; preferiblemente de pollo o pescado, si vas a comer de res o cerdo se recomienda que sea solo una vez por semana.

  

Comer frutas y verdurasSon la base de todo plato saludable, procura incluirlas en cada comida. A diario debes consumir al menos dos porciones de vegetales y tres de frutas, pues estos contienen vitaminas y antioxidantes, que ayudan a prevenir enfermedades, y fibra, ideal para tener un sistema digestivo sano.


  

Prioriza las grasas saludables y los productos naturales. El 30% de nuestra alimentación diaria debe corresponder a este tipo de grasas que se encuentran en el aguacate, aceite de oliva, frutos secos, como almendras, pistachos, nueces y algunas semillas como la linaza. Asimismo, evita los alimentos procesados, que estén envasados en plástico o en vidrio.  Cuanto más natural un producto, más sano es.


  

Toma agua. Puede parecer algo obvio, pero es fundamental, para el funcionamiento de nuestro cuerpo. Lo ideal es beber entre seis y ocho vasos de agua al día. Además, es la mejor sobremesa para cualquier comida.


  

Meal prep. Algo que te puede ayudar a disminuir el tiempo que inviertes en la preparación de tus comidas saludables es sacar un par de horas de tu fin de semana, para preparar los preliminares y dejar armado un menú para toda la semana. Es decir, parte las frutas y verduras en bloques y cocina las proteínas. Deja todo lo que toma mucho tiempo listo; así, durante la semana, lo único que tienes que hacer es ensamblar los platos. 


  

Comer saludable no es hacer dieta. Lo primero es hacer elecciones sanas frente a nuestra alimentación y lo segundo tiene una connotación de restricción.


  

Personas que dependan de un momento de vida en especial, que requiera alta cantidad de energía, deben prestar mayor atención a su alimentación. Estos son la niñez, el embarazo y tiempo de lactancia, y tercera edad.


  

Fuente: Paula Andrea Henao, nutricionista.


  

ucm.

FacebookTwitterEmailWhatsApp
Campaña ucm afiliados

Ahora podés afiliarte a ucm en línea
¡Afíliate ya!

Contenido relacionado Ver todo

Postparto: el momento para acompañar a…

¿Qué provoca el gluten en el…

Hablemos de la ansiedad